QUEREMOS QUE EUROPA VUELVA A SER SEGURA.

¿Qué exigimos?

Actualmente, el terror y la violencia forman parte del día a día en Europa. Ya no lo vamos a aguantar más. Debemos conservar nuestra libertad, nuestro bienestar y nuestros derechos fundamentales, por nosotros y por nuestros hijos. Por eso, ya va siendo hora de que defendamos estos valores. Las ideologías religiosas y políticas extremas no tienen cabida en Europa.

Para combatirlas se requiere valor y la voluntad de tomar las medidas adecuadas conjuntamente, también en contra de la resistencia de personas y organizaciones (mayoritariamente extranjeras) que fomentan y promueven el terror y el odio en Europa.

 

¡Debemos estar unidos, ser fuertes y oponer resistencia al extremismo y la violencia!

Exigimos a los políticos europeos que, de una vez por todas, tomen medidas efectivas conjuntas que acaben con el extremismo, ya que solo con normas europeas comunes se puede combatir el terror y la violencia. Por eso, pedimos una directiva de la UE sólida que obligue a todos los Estados miembros a adoptar medidas conjuntas contra las corrientes extremistas de Europa y, sobre todo, contra la financiación del extremismo desde el extranjero.

Este es nuestro paquete de medidas. ¡Apoya la lucha contra el extremismo con tu voto!

 

Medidas sólidas contra el extremismo

 

  • Definición clara del extremismo: en Europa aún no se ha llegado a ningún acuerdo común sobre cómo definir el extremismo. Solo con una definición clara y conjunta se pueden establecer medidas jurídicas comunes y suprimir lagunas.
  • Lista europea y cooperación de las autoridades: mediante la cooperación de todas las autoridades europeas debería ser posible intercambiar información sobre extremistas. Una lista europea permitiría vigilar completamente a los extremistas en todos los países europeos.

  • Acabar con la financiación desde el extranjero: no podemos permitir que se financie desde el extranjero a los extremistas que amenazan nuestra sociedad. Cada año, las organizaciones islamistas de Europa reciben sumas de dinero exorbitadas, especialmente desde países como Catar y Turquía.

  • Suprimir la propaganda: los extremistas inundan todos los ámbitos de nuestra sociedad con propaganda. Debemos impedir que los contenidos políticos y religiosos extremos lleguen a nuestras escuelas, guarderías, administraciones, tribunales, hospitales y, sobre todo, a las redes sociales, como Facebook.

  • Simplificación de los despidos y las indemnizaciones: las personas damnificadas por los extremistas deberían poder exigir indemnizaciones por daños y perjuicios, por ejemplo, cuando a las mujeres se les niega la educación por motivos religiosos. Además, el extremismo debería ser una razón de peso para poder rescindir contratos (laborales) de forma fácil y rápida.
  • Sello de calidad «libre de extremismo»: introduciendo un sello de calidad europeo, debería ser fácil reconocer a las organizaciones y empresas que respaldan nuestros valores y derechos fundamentales europeos.

 

¡Apoya nuestro paquete de medidas contra el extremismo!

 

Significado de nuestras peticiones al detalle:

Website_StopExtremism_Bienenwabe_es_kl.jpeg 

  • Las autoridades deberían colaborar más e intercambiar información. Deberían estar igual de conectadas a nivel internacional como lo están los extremistas para poder combatirlos con éxito. Una medida importante es elaborar una lista conjunta de toda la UE en la que aparezcan las personas y organizaciones con un trasfondo extremista.

    Para poder implementar estas medidas, también necesitamos contar con una definición jurídica clara y unívoca del extremismo. La base deberían ser los derechos fundamentales de la Unión Europea, como la libertad de expresión, la libertad religiosa, la dignidad y la igualdad de todas las personas. Quien atente contra este marco jurídico o apoye el extremismo sería incluido en la lista. La inclusión en la lista se regularía mediante un proceso jurídico.
  • Reivindicación de divulgación y transparencia: las organizaciones sospechosas de apoyar el extremismo deberían publicar todos los ingresos de más de 100 000 euros al año y revelar de dónde procede ese dinero. De esta manera podremos prevenir eficazmente la financiación del extremismo y del terrorismo desde el extranjero.

    También debería aplicarse una obligación de divulgación ampliada a todos los canales de información y medios de comunicación de dichas organizaciones. Esto incluye información impresa, como periódicos, folletos y panfletos, así como sitios web y páginas en las redes sociales, como Facebook. Aquí debería quedar claro de dónde procede la información y cómo se ha financiado.

    Con ello, declaramos la guerra a la información falsa y a la propaganda extremista. Los que se demoren y no trabajen de forma transparente podrían entrar en la lista europea.

  • Las personas que trabajen para simpatizantes del extremismo deberían poder rescindir su contrato de forma más rápida y sencilla y contar con una mayor protección. Asimismo, deberían tener derecho a indemnización.

    Naturalmente, esta norma también vale al revés: las empresas deberían poder despedir a los empleados con trasfondo extremista de forma inmediata y sin derecho a finiquito.
  • Las personas damnificadas por el extremismo deberían tener derecho a obtener indemnizaciones por daños y perjuicios. Con la llamada inversión de la carga de la prueba, las víctimas tendrían más facilidades a la hora de presentar sus reclamaciones ante los tribunales de manera rápida y sencilla.

    Además de las indemnizaciones por daños y perjuicios causados por el extremismo, también pedimos multas elevadas: 20 millones de euros o diez veces el importe invertido en extremismo.
  • Mediante un sello de calidad europeo (p. ej., para asociaciones religiosas moderadas) se podría reconocer claramente qué empresas y organizaciones rechazan el extremismo y han tomado medidas para excluir cualquier forma de apoyo a este. Y viceversa, se podría detectar cuándo existe este peligro.

 

Llevamos siglos luchando por nuestros derechos fundamentales; ahora debemos luchar para conservarlos. Nuestra propuesta contribuye eficazmente a pararle los pies al extremismo en Europa.

 

¡Juntos podemos cambiar las cosas! Apoya nuestra iniciativa ciudadana con tu firma!