CON SU FIRMA NOS AYUDA A DETENER EL EXTREMISMO EN EUROPA

Apoye la Iniciativa Ciudadana Europea:

  • Para medidas efectivas contra el terrorismo
  • Para la protección efectiva de los menores
  • Para una Europa más pacífica

Seis acciones que exigimos para una Europa más segura

Exigimos que los políticos europeos adopten medidas efectivas contra los anarquistas de la derecha, los neonazis y los fundamentalistas islámicos:

En Europa aún no se ha llegado a ningún acuerdo común sobre cómo definir el extremismo. Solo con una definición clara y conjunta se pueden establecer medidas jurídicas comunes y suprimir lagunas. Para poder implementar estas medidas, también necesitamos contar con una definición jurídica clara y unívoca del extremismo. Esta definición habría que basarla en los derechos fundamentales de la Unión Europea, como la libertad de conciencia, la libertad de opinión, la dignidad y la igualdad de todas las personas. Quien atente contra este marco jurídico o apoye el extremismo sería incluido en la lista. La inclusión en la lista se regularía mediante un proceso jurídico.
Las autoridades públicas deberían colaborar más e intercambiar información. Deberían estar igual de conectadas a nivel internacional como lo están los extremistas para poder combatirlos con éxito. Una medida importante es elaborar una lista de alerta conjunta a nivel de toda la UE en la que aparezcan las personas y organizaciones con un trasfondo extremista.
Reivindicamos la divulgación y la transparencia: las organizaciones sospechosas de apoyar el extremismo deberían publicar todas las operaciones financieras de más de 100.000 euros al año y revelar la procedencia de estos fondos. De esta manera podremos prevenir eficazmente la financiación del extremismo y del terrorismo desde fuera de nuestras fronteras.
Debería extenderse la obligación de divulgación a todos los canales de información y medios de comunicación de dichas organizaciones. Esto incluye información impresa, como periódicos, folletos y panfletos, así como páginas y sitios web y publicaciones en redes sociales, como Facebook. Se debería identificar claramente de dónde procede la información y cómo se ha financiado.

De esta forma declaramos la guerra a la información falsa y a la propaganda extremista. Quien incumpla esta información y no trabaje de forma suficientemente transparente podría ser incluido en la lista de alerta europea.
Las personas damnificadas por el extremismo deberían tener derecho a obtener indemnizaciones por daños y perjuicios. Con la llamada inversión de la carga de la prueba, las víctimas tendrían más facilidades a la hora de presentar sus reclamaciones ante los tribunales de manera rápida y sencilla. Además de las indemnizaciones por daños y perjuicios causados por el extremismo, también exigimos multas elevadas: 20 millones de euros o diez veces el importe invertido en apoyar el extremismo.
Mediante una certificación europea (por ejemplo aplicable a asociaciones religiosas moderadas) se podría reconocer claramente qué empresas y organizaciones rechazan de forma expresa el extremismo y han tomado medidas para excluir cualquier tipo de apoyo a este movimiento. Por otra parte, esta certificación permitiría detectar cuándo existe este peligro.