Seguridad certificada por

Iniciativa registrada con

CON SU FIRMA NOS AYUDA A DETENER EL EXTREMISMO EN EUROPA

Apoye la Iniciativa Ciudadana Europea:

  • Para medidas efectivas contra el terrorismo
  • Para la protección efectiva de los menores
  • Para una Europa más pacífica
Dec 21, 2017

Después del rumor de queLafargeHolcim, una importante productora de cemento de Suiza, ha pagado al EI en Siria, ahora se revela mucho más. Entre otras cosas, se acusa al grupo de haber comprado materias primas a las milicias islamistas.

Un escándalo de gran alcance

El grupo, que contaba con una fábrica de cemento en los territorios objeto de disputa de la guerra civil siria, entregó fondos al Estado Islámico a cambio de protección con el objeto de mantener en funcionamiento las instalaciones durante los procesos violentos acontecidos entre 2013 y 2014. La planta de Jalabiya, a 50 kilómetros al noreste de Aleppo, centra el interés de las investigaciones. Para tener libre acceso y que la mercancía pueda superar las primeras líneas del frente, es necesario pagar el peaje de carretera del EI, algo a lo que este gigante del cemento ha accedido sin reparos.

En el punto de mira

El escándalo que sobrevino, según han informado importantes medios europeos, ha tenido consecuencias internas. El jefe de la planta en Jalabiya se vio obligado a dimitir de su cargo, al igual que el director general, Eric Olsen. El problema principal fue que LafargeHolcim «se retiró de Siria demasiado tarde», señaló el presidente Beat Hess al periódico francés Le Figaro.

Justicia tardía

A consecuencia de que algunos productos como el petróleo se adquirieron directamente del EI, lo que constituye un incumplimiento las sanciones internacionales, se ha acusado a la directiva de LafargeHolcim de haber cometido infracciones penales. Algunas organizaciones que defienden los derechos humanos presentaron una demanda contra antiguos trabajadores de la compañía. En noviembre de 2017, la fiscalía, tras registrar las oficinas de París, llevó ante el juez instructor del caso a tres exdirectivos, que posteriormente quedaron en libertad condicional. Aparte de los graves daños causados a la reputación corporativa, el asunto también supuso para el grupo un duro golpe económico, y es que LaFarge perdió 150 millones de euros cuando finalmente renunció a la planta siria en 2014, esto es, aproximadamente un tercio de los beneficios anuales. Expertos y observadores del juicio prevén una gran variedad de posibles penas en caso de resultar condenados. Si se demuestra que los trabajadores fueron cómplices de crímenes contra la humanidad, se pueden enfrentar a penas que van desde seis años de cárcel hasta la cadena perpetua.

Fuente de las imágenes: byrev/Pixabay

Fuentes: http://www.lefigaro.fr/societes/2017/12/03/20005-20171203ARTFIG00175-beat-hess-il-y-a-eu-des-erreurs-inacceptables-que-lafargeholcim-regrette-et-condamne.php

https://derstandard.at/2000068981439/LafargeHolcim-raeumt-schwere-Fehler-in-Syrien-ein

https://www.aargauerzeitung.ch/wirtschaft/welche-folgen-haben-lafarges-handel-mit-der-terrororganisation-isis-131278172