Seguridad certificada por

Iniciativa registrada con

CON SU FIRMA NOS AYUDA A DETENER EL EXTREMISMO EN EUROPA

Apoye la Iniciativa Ciudadana Europea:

  • Para medidas efectivas contra el terrorismo
  • Para la protección efectiva de los menores
  • Para una Europa más pacífica
Jan 20, 2018

En 2016, la diputada británica Jo Cox perdió la vida a causa de un acto violento. La representante del Partido Laborista fue disparada y apuñalada repetidas veces por un hombre con antecedentes de desequilibrio mental vinculado a grupos de la derecha que proclamaban la supremacía blanca.

Un asesinato extremista

El asesino, Thomas Mair, culpaba a los izquierdistas de los problemas del mundo y se posicionaba firmemente en contra de la inmigración y la Unión Europea. Por ello, fijó su objetivo en la diputada Cox, a quien tachó de traidora de la población blanca.

El asesinato de Cox tuvo una motivación política en el sentido más literal. Además, fue el primer asesinato de un diputado en ejercicio del parlamento británico en más de 25 años, lo que pone de manifiesto la creciente amenaza de la violencia por parte de personas de ideología derechista.

La derecha no ha alcanzado el nivel de asesinatos asociados con el islamismo: Jo Cox fue la única víctima política del año a manos de perpetradores no islámicos; no obstante, este hecho supone el inicio de una nueva corriente de populismo ultraderechista reforzado.

Integrantes del movimiento político del Brexit en el Reino Unido han negado cualquier tipo de culpa por este hecho, a pesar de que Mair admitió con sus propias palabras su vinculación con esta corriente. Así, según declaran los testigos, durante el ataque su autor vociferaba: «Esto es Gran Bretaña», «Gran Bretaña debe ser independiente», «Antepongamos los intereses de Gran Bretaña».

El juez que sentenció a Mair dictaminó que no había ningún tipo de duda sobre su motivación política, racial e ideológica. Mair fue condenado a cadena perpetua.

El marido de Cox, Brendan, abanderando las causas defendidas por su mujer, declaró poco después de su muerte: «en estos momentos, [Jo] hubiera deseado por encima de todo dos cosas: la primera, que nuestros preciosos hijos crezcan rodeados de amor, y la segunda, que todos nos unamos para luchar contra el odio que causó su muerte. El odio no responde a credos, razas o religiones; es pernicioso».

Desde STOP EXTREMISM pretendemos situar a la Unión Europea en una posición desde la que sea posible acabar con todo tipo de ideologías de carácter violento. En la medida en que políticos y ciudadanos se sientan amenazados, no habrá espacio para un discurso verdaderamente pacífico.

Le pedimos que suscriba nuestra petición para ayudarnos a identificar y condenar a los grupos extremistas que actúan en la Unión Europea.

Fuente: https://www.theguardian.com/uk-news/2016/nov/23/thomas-mair-found-guilty-of-jo-cox-murder