Seguridad certificada por

Iniciativa registrada con

CON SU FIRMA NOS AYUDA A DETENER EL EXTREMISMO EN EUROPA

Apoye la Iniciativa Ciudadana Europea:

  • Para medidas efectivas contra el terrorismo
  • Para la protección efectiva de los menores
  • Para una Europa más pacífica
Dec 03, 2017

La prohibición en Turquía a la celebración de eventos culturales LGBT en este país ha enojado a muchos miembros de este colectivo, así como a la comunidad internacional de ideología progresista.
Recientemente, las autoridades turcas cancelaron en Ankara un festival de cine gay en idioma alemán alegando que este encuentro social podría incitar a la violencia.

El 19 de noviembre, además del festival, el gobierno prohibió la totalidad de proyecciones y exhibiciones de películas, representaciones teatrales, paneles, debates y exposiciones. A la población local le preocupa que, a pesar de que la homofobia haya estado casi siempre presente de forma generalizada, el gobierno comience a actuar ahora con mayor libertad en contra de este grupo social. Y este es solo el comienzo.

Otro incidente reseñable, según declaró un ciudadano turco al periódico The Guardian, es que la policía había comenzado a actuar de forma más agresiva para contener el desfile del orgullo gay en Estambul. Así, en junio hicieron uso de proyectiles de goma y gas lacrimógeno contra los defensores del colectivo LGBT que se rebelaban contra esta prohibición.

Este tipo de represión social plantea un precedente peligroso. Aun bajo el pretexto de proteger a la población de ataques violentos, la prohibición de tales eventos no es sino una violación de los derechos humanos.
Y lo que es más, estas prohibiciones solo sirven para reforzar el poder de los grupos extremistas que podrían llevar a cabo actos de violencia en tales eventos. Luchar contra el extremismo mediante la aplicación de otras ideas extremas, como la prohibición de actividades LGBT, no funcionará.

El deseo de STOP EXTREMISM es que las autoridades tomen conciencia de que hay otra forma de prevenir la violencia, y no es sino haciendo un llamamiento al numeroso grupo de personas que apoyan al colectivo LGBT en Europa y que quieren encontrar la forma para situar el extremismo como un hecho del pasado. Los gobiernos deberían proteger los derechos de los ciudadanos contra los extremistas, no reprimirlos para mantener a los extremistas a raya.
Es posible luchar contra el extremismo y vencerlo, pero solo lo lograremos si unimos nuestras fuerzas. Alce su voz y suscriba nuestra petición.


Foto: EvrenKalinbacak / Shutterstock.com