Seguridad certificada por

Iniciativa registrada con

CON SU FIRMA NOS AYUDA A DETENER EL EXTREMISMO EN EUROPA

Apoye la Iniciativa Ciudadana Europea:

  • Para medidas efectivas contra el terrorismo
  • Para la protección efectiva de los menores
  • Para una Europa más pacífica
Feb 15, 2018

«No escatimaremos esfuerzos en defender la Revolución islámica y mantener su recorrido evolutivo», afirmó Hasán Rohaní en un discurso con ocasión del vigesimoséptimo aniversario de la muerte del ayatolá Jomeini.

En los medios de comunicación occidentales, el presidente iraní se presenta a menudo como un opositor reformista de la facción más dura del islamismo radical. Aquí refutamos este argumento y sostenemos que Rohaní forma parte del brutal régimen del mulá.

Toda una carrera en el régimen

El grupo de reflexión estadounidense «Unidos contra un Irán Nuclear» (UANI, por sus siglas en inglés) ha indagado hasta dónde se remonta el papel de Hasán Rohaní en este régimen inhumano, que controla el país desde la Revolución islámica de 1979. El informe saca a la luz algunas noticias escalofriantes: Rohaní cuenta con una trayectoria profesional deslumbrante a sus espaldas que se remonta a diez años atrás, a lo largo de la cual ha ocupado casi todos los cargos de alto nivel del Gobierno. Ha sido asesor de seguridad nacional con dos presidentes, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, subcomandante supremo de las Fuerzas Armadas y representante del Parlamento.

Lealtad incondicional al líder supremo

Según un estudio de UANI, Rohaní ―sobre todo cuando se reúne con dirigentes occidentales― se oculta tras un velo de retórica «moderada», pero siempre ha sido un humilde servidor del líder supremo ayatolá Jameneí. De hecho, la estrecha amistad entre Rohaní y Jameneí dura ya más de cuatro decenios. UANI señala que «al contrario que otros líderes reformistas o moderados como el expresidente Mohammad Jatamí, Rohaní nunca estuvo apartado del poder o de las bendiciones de Jameneí. Como se esperaba, se mantuvo en silencio mientras el régimen tomaba medidas enérgicas contra los manifestantes que protestaron por las elecciones fraudulentas celebradas en junio de 2009». En el transcurso de estos acontecimientos, docenas de guardias revolucionarios asesinaron y detuvieron a más de 4.000 personas.

Un negociador atómico de lengua viperina

Rohaní es además un fuerte defensor del programa nuclear del país, muy controvertido por su continua amenaza de aniquilación. Entre 2003 y 2005 dirigió las negociaciones con Occidente. En esa época se interrumpió temporalmente elprograma iraní de enriquecimiento de uranio. Los medios de comunicación occidentales interpretaron este hecho como una señal de reforma con el futuro presidente. Lo que se escondía detrás de esta pausa quedó patente durante un discurso de Rohaní ante el Consejo Supremo de la Revolución Cultural: «Simplemente acordamos cesar las actividades en zonas donde no teníamos problemas técnicos [...]. Mientras estuvimos con los europeos en Teherán, instalamos equipos en algunas zonas del centro de Isfahán. De hecho, crear una atmósfera pacífica fue lo que nos permitió completar el trabajo en Isfahán».

Foto: pixabay.com / Etereuti Fuente: http://bit.ly/2B3aDZf
http://politi.co/2DjzltA
http://bit.ly/2D59yCc