TU FIRMA NOS AYUDA A DETENER EL EXTREMISMO EN EUROPA

Apoya la Iniciativa Ciudadana Europea:

  • Para medidas efectivas contra en terrorismo
  • Para la protección efectiva de los menores
  • Para una Europa más pacífica

Hechos sobre el extremismo

 

Solo en 2016 se detuvo a 1002 personas en toda Europa por delitos de terrorismo. La parte del león se la llevaron los delincuentes islamistas, con 718 detenciones. El año pasado, el terrorismo se cobró en Europa 142 víctimas mortales y 379 heridos, algunos de ellos graves. De los fallecidos, 137 murieron a manos de los yihadistas.

El extremismo tiene muchas caras. En Europa es especialmente frecuente el extremismo de izquierdas, de derechas e islamista, pero las personas con un fondo político y religioso extremo tienen una cosa en común: rechazan nuestra democracia y nuestros valores fundamentales, y están dispuestos a perseguir sus objetivos incluso con la violencia.

 

El extremismo costó 11 billones de euros en 2015

El extremismo no solo constituye un peligro para nuestras vidas. En 2015, la violencia extremista costó más de 11 billones de euros en todo el mundo (fuente: Índice Global de Terrorismo). Esto es casi 80 veces el presupuesto anual del que dispone la Unión Europea, un dinero con el que se podría luchar contra la pobreza y el hambre en el mundo de forma permanente y que se podría invertir en ayudas sociales y en una mejor educación.

El extremismo es un problema que nos incumbe a todos. Solo si actuamos juntos podremos acabar con el terror.

 

Odio en la red

Las redes sociales desempeñan un papel importante hoy en día: Facebook, Twitter y otros medios se utilizan para difundir ideas extremistas. En casi todas las plataformas se encuentran contenidos discriminatorios, racistas y que desprecian la dignidad humana. El motivo de ello es la poca disposición de las redes sociales para eliminar los mensajes de odio, ya que a menudo implementan las medidas que prometen con poco entusiasmo.

Los contenidos extremistas suelen estar dirigidos a los jóvenes, con el fin de influir en ellos. Se sirven de afirmaciones falsas y misántropas y utilizan imágenes para manipularlos. Esto lo hacen para alcanzar sus objetivos: avivar el odio a determinados colectivos y organizaciones y fomentar la violencia contra los que tienen otras creencias y los «infieles».

 

Fast Facts

Stop_Extremism_Fast_Facts4_kl_es.jpg